Los libros son cadenas de código

Los libros son secuencias de código con propiedades misteriosas, como las cadenas de ADN. De alguna manera, el autor captura un fragmento de universo, lo desenreda y lo convierte en una secuencia unidimensional, la hace pasar a través del ojo de una cerradura confiando en que una visión tridimensional emerja en la mente del lector. La traducción nunca es exacta.

Viejas ideas, odres nuevos

Hay ideas, por sofisticadas o novedosas que nos parezcan, que en realidad llevan con nosotros mucho tiempo. No sabemos cuánto. Una de ellas es la tentación de "mirar" detrás de las bambalinas de la «simulación» de la que formamos parte. El grabado Flammarion, de autor desconocido, muestra exactamente eso. El pie de la ilustración original... Leer más →

Una sencilla pregunta sobre Anna Karénina

Con motivo del XXXI Databeers, celebrado en Madrid el pasado 14 de noviembre, tuve la oportunidad de compartir una pregunta y una reflexión, ambas formuladas con deliberada y cándida ingenuidad... mi proyecto con nombre en clave Karénina. La pregunta apunta a una de las carencias de nuestro conocimiento sobre el mercado y los consumidores. A... Leer más →

Asesinar la realidad

Imagínate que alguien compra un cuadro, se lo lleva a su casa, lo cuelga en la pared o lo monta encima de un caballete. No, así no. Mejor boca abajo. Sí, mucho mejor así. Después lo rocía con esprays de colores. Sólo un poquito, sin despeinarse… Una idea estúpida, una locura. Excepto si el ladrón... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑