Alienímaginas

Alienímagina trabajando, circa 1917

Somos pocos y no es fácil encontrarnos. Estamos desperdigados por todo el planeta. No somos especialmente comunicativos y, cuando nos comunicamos, lo hacemos en lenguajes extraños. En general, somos inofensivos.

Los alienímaginas somos, en apariencia, indistinguibles del resto, pero estamos infectados por una variante del Aliena Imaginavirus que altera nuestra percepción. Para nosotros, la realidad es una mera excusa, un pretexto, el lienzo sobre el que proyectamos nuestra imaginación. Como en todo trastorno, hay grados: casos benignos como, por ejemplo, los de Van Gogh —sí, el famoso pintor— o Jonathan Swift —el de los viajes de Gulliver—, y casos mucho más graves que no puedo desvelar aquí. La severidad del trastorno se mide en grados, empezando por el grado #1.

Este blog pertenece a un alienimagina de grado #3.

Y aquí encontrarás algunas de sus extrañas ideas y ficciones.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑