No somos más que una mota minúscula en la inmensidad del universo. Que existamos o no es completamente irrelevante en el gran esquema de las cosas. Pero es nuestra mota y a quién le importa el gran esquema cuando tenemos nuestro pequeño rincón repleto de amor, odio, pasión y venganza.

Acompáñanos en nuestra incursión al futuro de la humanidad. A fin de cuentas, qué no podríamos hacer nosotros, con toda nuestra creatividad e inteligencia disponiendo del tiempo suficiente. Tal vez podamos dejar de ser una mota irrelevante para convertirnos en algo más. O tal vez no.

Ni en un millón de años es un proyecto que comenzó con un tuit y un café en una estación, y que ha sido un apasionante viaje en compañía de algunas mentes inquietas, presuntos alienímaginas, hacia un destino compartido: escribir ciencia ficción en español.

Si quieres saber más sobre este proyecto, sigue leyendo.

Y aquí encontrarás unas breves notas de Johan Paz, Ignacio C. Sierra, Elisa Rivero, Miguel Molpeceres y Alberto de Vega, sobre su motivación para colaborar en este proyecto. Ellos han hecho posible “Ni en un millón de años”.