Viejas ideas, odres nuevos

Hay ideas, por sofisticadas o novedosas que nos parezcan, que en realidad llevan con nosotros mucho tiempo. No sabemos cuánto. Una de ellas es la tentación de “mirar” detrás de las bambalinas de la «simulación» de la que formamos parte.

El grabado Flammarion, de autor desconocido, muestra exactamente eso. El pie de la ilustración original dice: «Un missionnaire du Moyen Âge raconte qu’il avait trouvé le point où le ciel et la Terre se touchent…» (Un misionero medieval cuenta que había encontrado el lugar en el que el Cielo y la Tierra se encontraban).

Yo lo que veo es alguien que, efectivamente, ha alcanzado el horizonte y se cuela por debajo del telón de fondo del escenario, como si este fuera «una cortina que se pudiese apartar para observar el funcionamiento del universo».

Ahora hablamos de Matrix y la pastilla roja. Pero me da la impresión de que quién quiera que fuese el autor del grabado tenía exactamente la misma idea en la cabeza y me pregunto, ¿cuánto tiempo deberíamos remontarnos para encontrar su origen? ¿quién sería el primer humano que tuvo esa idea?

____________________

Imagen: Grabado Flammarion coloreado. Wikimedia Commons

Escribe tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: