Votar o no votar…

Votar o no votar, esa es la cuestión.
Si debe el noble ciudadano soportar
las mentiras y traiciones del impío político
o alzarse en armas contra un océano de estulticia,
y enfrentándolo, acabar con todos ellos, desaparecer con ellos.

Votar, tener fe, no despertar más nunca,
poder creer que ya todo pasó;
a un parlamento confiar por cuatro años las esperanzas,
los miles de problemas que acarreamos todos
¡quién no ansiaría ver algo así! Votar, quedar representados…

¡Votar… tal vez soñar! Ahí radica el problema
Cuando de nuestras esperanzas, de los mensajes lanzados en campaña,
Cuando de tantos compromisos vociferados en campaña
no percibimos ni un triste rumor,
¡cómo seguir soñando, seguir teniendo fe!

Porque ¿Quién querría sufrir del político el implacable azote,
del partido vencedor la soberbia,
del inútil parlamentario la insoportable incompetencia,
la amargura de ver el programa político olvidado y despreciado,
las demoras de la ley, del electo la insolencia,
la hostilidad de los mezquinos que juran su cargo en falso,
sin más ideas ni compromiso que su propio enriquecimiento?
¿Quién no ansiaría librarse del pesado fardo de una administración sobredimensionada, torpe, abrumadora?

Y sin embargo qué espanto
¡allá del otro lado de la opción!
La dictadura, ese país tantas veces visitado,
país de cuya lóbrega frontera ningún viajero regresó indemne, perturba la voluntad del votante, y a todos nos decide
a soportar las ineficaces políticas conocidas
En vez de ir a buscar otras de las que no sabemos nada.

Así, de esta manera, nuestra conciencia
hace de todos nosotros unos cobardes,
y nuestro ardor original se desvanece frente al sórdido dictamen de la razón.
Así también los ambiciosos proyectos de trascendencia
se ven frustrados y languidecen sin vida.

____________________

Tuiteado como hilo el pasado 10 de noviembre de 2019, día de las últimas elecciones generales en España, para aliviar un irreprimible sentimiento de inquietud. Lo re-publico hoy en Alienimagina, mientra aguardo la inminente formación del nuevo gobierno con ese mismo sentimiento algo trágico… Confío en que William Shakespeare me sepa disculpar.

Escribe tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: