Asesinar la realidad

Imagínate que alguien compra un cuadro, se lo lleva a su casa, lo cuelga en la pared o lo monta encima de un caballete. No, así no. Mejor boca abajo. Sí, mucho mejor así. Después lo rocía con espray de colores. Sólo un poquito, sin despeinarse…

Una idea estúpida, una locura. Excepto si el ladrón es un pintor famoso. Porque entonces, ese cuadro que otra persona podría haber pintado con esfuerzo y dedicación, pero que nadie ha visto y que no vale nada, en un instante se transforma en una obra de arte…

Es sádico. Es el misterio de la creación. Es arte.

“Me estoy alejando de todas las convenciones pictóricas (ese veneno) [. . . ] Esto no es pintura, pero me importa un comino”, Joan Miró(*), 1924


No dejo de dar vueltas a la cantidad de cosas que alguien tendría que poner boca abajo y rociar con espray.

Sí, necesitamos asesinos de la realidad.

____________________

(*) Citado en Adamowicz, Elza. ‘Joan Miró: The Assassination of Painting?’ Journal of Iberian and Latin American Studies, vol. 18, no. 1, 2012, pp. 1–15, doi:10.1080/14701847.2012.716642.

El cuadro de Miró es uno de los que puede verse en el Espacio Miró.

Escribe tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: