Rubikdistopía

Aunque la mayoría de los avances tecnológicos acaban siendo positivos para la sociedad, desde hace años la inmensa mayoría de las historias futuristas son sistemáticamente distópicas. Hace tiempo, Chris Dixon preguntaba (retóricamente) en Twitter, ¿Cúal ha sido la última película de Hollywood que has visto sobre tecnología y futuro que sea optimista?

Y si te detienes a pensar un momento, es cierto. ¿Por qué tiene que ser así? ¿Es que nos estamos quedando sin “buenas” ideas o es simplemente porque la distopía vende más? O espera, tal vez, hay otra razón. A lo mejor es que la utopía es más difícil.

Imaginemos por un momento que crear un universo de ciencia ficción con una lógica interna coherente es como resolver un cubo de Rubik. El número de configuraciones del cubo que se corresponden con un patrón “ordenado” o fácilmente “reconocible” es una proporción ridículamente pequeña en comparación con el total (algo así como una en un quintillón). Por esa razón hay que devanarse los sesos para conseguir (si es que llegas a conseguirlo) que todas las piezas acaben en su sitio. En realidad, para componer el cubo de Rubik es posible memorizar unas cuantas reglas que pueden aplicarse de manera más o menos automática. (Por eso hay ya máquinas capaces de ordenar el cubo ¡en menos de un segundo!) Pero puede que crear un universo coherente de ciencia ficción sea, después de todo, incluso más complicado que el cubo de Rubik. Los guionistas conocen y utilizan muchos trucos para componer sus historias, pero…

Los guionistas de Hollywood serían como un mero aficionado a los juegos de ingenio como el cubo de Rubik y, cuando se enfrentan a un nuevo guion sobre un universo o escenario de ciencia ficción, es como si cogiesen el cubo de Rubik por primera vez y tuviesen que familiarizarse con los elementos básicos del diseño. Esto vendría a ser el equivalente a formarse una idea aproximada de la mecánica que tendría que regir un futuro imaginario habilitado por una nueva tecnología. Luego disponen de un tiempo limitado para intentar componer el cubo, o sea el guion, de manera que se entretienen ensayando algunos movimientos, y ¡bueno! hacen lo que pueden, porque los escritores no tienen la paciencia ni las habilidades para llegar a hacer que todas las piezas encajen en el orden correcto. El trabajo duro se queda para los científicos y los ingenieros. Y a las pruebas me remito. Nuestro mundo, como decía al principio, va mejorando, pero hay que reconocer que, incluso con la contribución de las mentes más brillantes, cuesta mucho y sería muy pretencioso sugerir que está cerca de ser una utopía.

No debería sorprendernos, por tanto, que cuando se anuncia una nueva temporada de nuestra serie favorita o vamos al cine a ver el estreno de una nueva película de ciencia ficción, lo que probablemente nos vamos a encontrar es una suerte de futuro a medio construir, algo así como un cubo de cubo de Rubik que alguien ha dejado con las esquinas mal colocadas. O sea, un cubo (un futuro) desordenado, una distopía.

Pero no hay que desesperar. Puede que algún día, un guionista de Hollywood particularmente avispado, quizás por pura casualidad, acabe ¡con todas las pegatinas amarillas en la misma cara del cubo!

____________________

Este post es traducción y revisión de Rubik’s Dystopia, publicado originalmente en Mind the Post

Imagen: RUBICK por BBDO Santiago para Sony Playstation, 2007

One response to “Rubikdistopía

Escribe tu respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s